Tamaño del texto
Dubai: lujo, patrimonio y contrastes
Por Redacción Ladevi   |  
21 de Abril de 2010

La ciudad de los antiguos mercaderes ostenta imponentes edificaciones y múltiples opciones para quienes pretenden disfrutar de días de relax en un destino de lujo.

Conocida mundialmente por sus llamativas atracciones turísticas e imponente zona de rascacielos, Dubai es uno de los siete emiratos que integran desde 1971 los Emiratos Árabes Unidos.
También una de sus grandes metrópolis lleva su nombre, la cual resulta cautivante por sus infinitos puntos de interés y su extremada suntuosidad.
Cada vez son más los turistas que, provenientes de diversas partes del orbe, eligen a este particular destino para pasar un exclusivo, interesante y placentero tiempo de ocio.

Ciudad de mercaderes.
La urbe dispone de numerosos y variados atractivos para ser descubiertos, los que a cada paso revelan la riqueza de la cultura árabe y su patrimonio.
En una visita a este destino se recomienda, en primer lugar, realizar un city tour, visitando la magnífica mezquita Jumeirah, los modernos palacios diseminados por toda la costa y las antiguas casas con torres de vientos construidas por los ricos mercaderes.
En las cercanías también se encuentra el fuerte Al Fahidi, de 150 años de antigüedad. Allí el Museo de Dubai registra el pasado del lugar como centro de comercio y de recolección de perlas.
El centro de arte islámico Miraj, la escuela Al-Ahmadiya -una de las instituciones educativas más antiguas- y la Puerta Sahara, una casa árabe tradicional erigida por ricos mercades, completan la oferta de los imperdibles.
 
Lujo y contrastes.
Otra encantadora opción es degustar una cena típica navegando a bordo de un dhow (embarcación tradicional de madera) a través de la ensenada, a la luz de la luna.
Desde allí puede apreciarse una vista sorprendente de la ciudad, particular por su exquisita combinación de lo clásico y lo moderno: ejemplares de la nueva arquitectura -como el Banco Nacional de Dubai y la Cámara de Comercio e Industria- yacen junto a la casa del Sheikh Saeed, el lugar de nacimiento del Sheik Rashid, o la Heritage Village, testigos de épocas pasadas.
Asimismo, el elegante bote Al Minsaf, cubierto completamente de cristal, ofrece una vista de 360º de la ensenada de Dubai. Este crucero exclusivo combina una panorámica insuperable con una deliciosa cena y música en vivo.
Por otra parte, el restaurante Al Dawaar del Hyatt Regency Dubai es el único giratorio de la ciudad. Allí los comensales se relajan y degustan platos exquisitos mientras admiran todos los perfiles de la metrópoli.
También resultan imperdibles Jumana, un espectáculo teatral que incorpora varias técnicas y trata sobre el poderoso pasado de la región; las carreras de caballos (el Dubai Racing Club es sede del Mundial de Dubai, la carrera más cara del orbe); los campos de golf, que ofrecen instalaciones de primer nivel; Wild Wadi, un parque acuático; una visita a la Reserva de Conservación del Desierto de Dubai; safaris; cenar en las dunas; y esquiar en la arena; entre otras opciones.
Desde Dubai también pueden realizarse otras interesantes excursiones, como por ejemplo la visita a Abu Dhabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos, otra ciudad de marcados contrastes a la que se accede a través de un fantástico paisaje costero desértico, repleto de acacias.
Otras alternativas son Al Ain, una ciudad oasis; Ras Al Khaimah, pueblo de gran valor patrimonial; los emiratos Sharjah y Ajman, que conforman un intrigante paseo cultural; entre otros.

El 7 estrellas.
El Burj Al Arab es un hotel de lujo que se encuentra sobre una isla artificial, a 270 m. de la costa.
Es el segundo hotel más alto del mundo, con una altura de 321 m., y uno de los edificios más representativos. Su forma está inspirada en una embarcación a vela y está emplazado en un área específica, con el fin de que su sombra no cubra la playa.
En lo más alto del establecimiento hay un helipuerto, el cual también es utilizado como cancha de tenis.
La construcción del Burj Al Arab se inició en 1994 y fue inaugurado oficialmente el 1º de diciembre de 1999. Está catalogado como un 7 estrellas, debido a sus características excepcionales y diferenciales.
Cuenta con 202 suites dobles; la más pequeña ocupa 169 m² y la mayor, 780 m² (la suite Real cuesta U$S 28 mil la noche). También ofrece servicio de automóviles Rolls Royce y nueve restaurantes, entre los que destaca el Al Mahara, erigido bajo el mar, ofreciendo una vista submarina a través de un vitral en forma de acuario; y el Al Muntaha ubicado a 200 m. de altura sobre una plataforma voladiza que se extiende 27 m. a cada lado del mástil, desde donde puede apreciarse una vista panorámica de la ciudad.
Vale señalar que la decoración del establecimiento estuvo a cargo de la diseñadora china Khuan Chew. "Impactar e innovar" fueron las instrucciones que el jeque le dio para el diseño de las suites y el atrio. Así, se utilizaron grandes cantidades de mármol, terciopelo y hojas de oro para adornar el edificio. Pero, seis meses antes de su inauguración, el jeque visitó el hotel para evaluarlo: la majestuosidad de las suites cumplió sus expectativas, pero reprobó el atrio pintado completamente de blanco, por lo que la decoradora rediseñó la apariencia del vestíbulo, añadiendo colores brillantes en el techo, un espectáculo de luces de colores, acuarios gigantes y fuentes de aguas danzantes.

Vida nocturna y compras.
La vida nocturna es animada; la ciudad ofrece una gran variedad de bares, cafés y discotecas, muchas de ellas con música en vivo. Además, los bares de los hoteles ofrecen desde sofisticados salones de cócteles hasta informales pubs de estilo británico o irlandés.
En cuanto a las compras, Dubai es un paraíso: los visitantes encuentran muchas opciones y los precios inferiores a los de otros destinos.
Cuenta con modernos centros comerciales, zonas de compra al aire libre y los tradicionales souks, donde se ofrecen todo tipo de productos: textiles, aceites perfumados, artículos electrónicos, joyas, entre otros. Además, allí normalmente se consiguen descuentos de hasta un 25%.

Megaproyectos edilicios.
Dubai decidió diversificar su actividad: de una economía basada en el comercio y dependiente del petróleo pasó a una orientada al sector servicios y turismo.
Por este motivo, la construcción se convirtió en una actividad muy rentable y está experimentando -desde 2004- un notable crecimiento del mercado inmobiliario.
Así, hoy Dubai es una de las urbes con mayor desarrollo del mundo, comparable a las grandes metrópolis chinas y autoproclamada "La ciudad más rápida en crecer".
Además, este boom se centra en gran medida en megaproyectos; actualmente se encuentra en construcción el edificio Burj Dubai, se especula tendrá 800 m. de altura, convirtiéndose en el rascacielos más alto del orbe.
Por otra parte, la ciudad pretende romper todos los records. En ese sentido también edifica el hotel más grande del mundo, el mall más grande del mundo, el parque de diversiones más grande del mundo, el primer hotel bajo el agua y el edificio residencial más grande del mundo, entre otros.

LOS SIETE EMIRATOS
Los Emiratos Árabes Unidos se encuentran al sudeste de la península arábica, en el Golfo Pérsico (Oriente Medio). Está compuesto por siete emiratos: Abu Dabi, Ajmán, Dubai, Fujaira, Ras el Jaima, Sarja y Um el Kaiwain.
Es una federación con un sistema jurídico basado en la Constitución de 1971, sin elecciones ni partidos políticos, por lo que cada emirato posee autonomía política, judicial y económica.
El petróleo es la principal fuente de ingresos y el componente esencial de su PBI.