Tamaño del texto
Londres
Bajo el brillo de la llama olímpica
Por Leonardo Larini     |  
11 de Mayo de 2012

Si bien los Juegos Olímpicos –que se desarrollarán en la capital inglesa a mitad de año– convocan a una gran cantidad de visitantes que viajan para disfrutar de los deportes, representan a la vez la mejor excusa para conocer la señorial y moderna metrópoli.

Al ser una de las capitales más importantes de Europa, Londres atrae anualmente a una gran cantidad de turistas. Pero este año, al ser la sede de los XXX Juegos Olímpicos –que se celebrarán del 27 de julio al 12 de agosto–, la afluencia de visitantes sin dudas será considerablemente mayor. Y si bien gran parte de esos turistas llegarán con la exclusiva finalidad de presenciar las actividades deportivas, el resto tomará al evento como un inmejorable pretexto para pasar unos días en la ciudad y disfrutar de sus múltiples atractivos.
Eso sí, seguramente unos y otros se reunirán, a toda hora, en Picadilly Circus, centro neurálgico y una de las zonas más bulliciosas de la urbe. La cantidad de gente que circula, va y viene, entra y sale de las tiendas o simplemente permanece parada en la fuente mirando la marea humana que se mueve, realmente asusta. Se escucha hablar en inglés, español, italiano, chino, alemán, portugués y lenguas jamás oídas. Muchos entran a Cool Britannia, una megatienda donde es posible comprar todo el surtido imaginable de souvenirs relacionados con Londres. Otros hacen cola en el Criterion Theatre para ver alguna obra o pasean por las galerías comerciales del London Pavillion. Sin dudas es el sitio ideal para tener un primer pantallazo de la ciudad.

HISTORICA Y MODERNA.
Para descubrirla, lo ideal es recorrer la metrópoli caminando e, invariablemente, ir de un lado a otro en los clásicos buses de dos pisos o en subte. Respecto a éste, una de las estaciones más particulares es Baker Street, cuyas paredes están adornadas por azulejos con el inconfundible perfil de Sherlock Holmes. Es que el famoso detective creado por Arthur Conan Doyle tenía su residencia en el 221B de la calle Baker. El personaje, además, tiene una hermosa estatua que lo homenajea sobre la vereda de la estación y un museo a pocos metros.
Una visita obligada es la catedral de Saint Paul’s. Construida entre 1676 y 1710, es una de las pocas edificaciones de la zona que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial. Al ingresar (hay que pagar £ 14) uno se queda con la boca abierta por las dimensiones de este templo, cuya colosal cúpula es la más grande del mundo después de la de la basílica de San Pedro. Aquí tuvieron lugar relevantes eventos como la boda real del príncipe Carlos con la princesa Diana y los funerales de héroes nacionales como Winston Churchill y Lord Nelson. Vale la pena subir los 530 escalones que dan a la cúpula, ya que desde allí es posible contemplar una magnífica vista panorámica.
Saliendo de la Catedral hacia la izquierda, a unas pocas cuadras hacia el lado del Támesis, se encuentra el puente colgante y peatonal Milenium Bridge. Caminarlo lentamente es un placer, ya que se puede apreciar la fisonomía de ambas costas y, a lo lejos, la belleza del famoso Tower Bridge. El Puente del Milenio desemboca en la Tate Modern, la galería de arte moderno más importante del Reino Unido. Su enorme frente de ladrillo con una gigante torre, donde antiguamente funcionaba una central eléctrica, maravilla al visitante. El establecimiento cuenta con una colección permanente de arte moderno que data de 1900 a la actualidad, con obras de Picasso, Andy Warhol y Dalí, entre otros grandes artistas.
Después, lo ideal es rumbear hacia el Tower Bridge por las calles paralelas al río. A medida que uno se acerca, el encanto del puente levadizo adquiere cada vez más presencia y cuando se está a unos 200 m. conviene detenerse y observar el contraste entre esta magnífica obra de ingeniería de 1894 y los modernos edificios de los alrededores. Uno de ellos, casi vecino, es el Ayuntamiento de Londres (London City Hall). Su insólito diseño –una deformada esfera de acero y cristal de 45 m. de altura– pertenece al arquitecto británico Norman Foster, creador también del Gherkin, localizado en la costa de enfrente, en pleno distrito financiero. También conocido como la torre Swiss Re, mide 180 m. y tiene forma de pepinillo (significado de su nombre), aunque algunos lo ven como una bala gigante.
En cuanto al diseño del puente, es tan distinguido como el de un traje inglés. Tiene 244 m. de extensión y dos torres de 65 m. separadas por 61 m. En esa porción están las levas que se elevan para permitir la circulación del tráfico fluvial.

CAPITAL DEL DEPORTE.
Para el desarrollo de los Juegos, Londres ha delineado tres zonas principales: el Parque Olímpico, la Zona Fluvial y la Zona Central. Además, algunas sedes estarán situadas fuera de la ciudad.
El Parque Olímpico fue construido especialmente para los Juegos y está situado al este de la capital, en Stratford. Ostenta más de 10 ha. con espacios abiertos y recreativos, un establecimiento educativo, una policlínica, centros comerciales y restaurantes, además de las viviendas donde se alojarán los deportistas.
La Zona Fluvial albergará cinco sedes principales en el área del río Támesis: el Exhibition Centre, para el boxeo, judo, tenis de mesa, taekwondo, halterofilia y lucha; el Millennium Dome, para gimnasia y la ronda final del básquet; el North Greenwich Arena, para el bádminton y la gimnasia rítmica; el Greenwich Park, para la equitación; y los Royal Artillery Barracks, para el tiro.
La Zona Central contará con el nuevo Estadio de Wembley, donde se jugarán las finales de fútbol; el All England Lawn Tennis and Croquet Club en Wimbledon, para el tenis; el Lord's Cricket Ground, para el tiro con arco;
Regent's Park, donde se desarrollarán los eventos de ciclismo en ruta; el Horse Guards Parade, para el vóley playero; y Hyde Park, que albergará el triatlón y la natación en aguas abiertas.
Los alrededores de Londres tendrán como escenario a Weald Country Park, en Essex, para las pruebas de mountain bike; el Canal de Piragüismo de Broxbourne, Hertfordshire; y Eton Dorney, cerca de Windsor, para las competiciones de remo.
En las afueras de la metrópoli se podrán seguir las alternativas de vela en Weymouth y Portland National Sailing Academy, en Dorset, en la costa sur de Inglaterra; y adicionalmente se utilizarán estadios de Glasgow, Cardiff, Manchester, Newcastle y Coventry para las primeras fases del fútbol.

ATRACTIVOS SIN FIN.
Retomando el recorrido, del otro lado del famoso puente se encuentra la Torre de Londres. Este histórico castillo se fundó en 1066 y hoy puede ser visitado por el público. Se trata de un complejo de varios edificios situado dentro de dos anillos concéntricos de muros defensivos y un foso. En su interior, además, es posible apreciar las Joyas de la Corona Británica y una colección de armaduras reales.
Desde allí, en uno de los clásicos buses rojos, se puede realizar un atractivo recorrido hasta Trafalgar Square, otro punto de reunión de turistas. Hacia el extremo sur está la National Gallery, en la cual se exhiben 2.300 pinturas europeas desde el Renacimiento hasta el Postimpresionismo.
Londres es inabarcable y durante la estadía habrá que priorizar las visitas a realizar, ya que los atractivos son infinitos… los floridos senderos de Hyde Park, los señoriales carruajes de Buckinham Palace, las callecitas de Nothing Hill y Portobello Market, las extravagantes tiendas de Candem Market, las veredas del Soho, la mítica Carnaby Street, el frente iluminado de Harrod’s, la gigante Rueda del Milenio, los perfiles del Big Ben y, por supuesto, la legendaria senda peatonal de Abbey Road.

 

APERTURA CON AIRE BEATLE.

El magnífico Estadio Olímpico de Londres, que comenzó a construirse en 2008, está situado en la zona de Marshgate Lane, Stratford, y dispone de 80 mil asientos. Allí se llevará a cabo la ceremonia inaugural, que contará con el atractivo adicional de la actuación de Paul McCartney. También será el lugar de la ceremonia de clausura, que estará complementada en Hyde Park con la presentación de las bandas Blur, The Specials y New Order (las entradas ya están a la venta).

 

AMPLIACION DE LA PLAZA HOTELERA.

Obviamente, la oferta hotelera de Londres es muy amplia. Pero, previendo que los Juegos provocarán una altísima demanda de alojamiento, las autoridades locales están planeando la instalación de hoteles flotantes en la ribera del Támesis. Asimismo, también le propondrán a los cruceros anclar en el río para albergar visitantes. Cabe apuntar que entre los hoteles cercanos al Estadio Olímpico figuran el Marriott West India Quay Hotel, uno de los más lujosos de Londres; el Hilton London Docklands, el Custom House Hotel, de 3 estrellas, con precios a partir de € 50 la noche; y el Holiday Inn Express Royal Docks, también de 3 estrellas y precios accesibles.


TIPS DEL VIAJERO

Cómo llegar: desde Buenos Aires se puede volar de forma directa con Bristish Airways. En tanto Iberia, TAM y Alitalia, entre otras, llegan con escalas. También se puede llegar en los trenes de Eurostar desde París y Bruselas.

Alojamiento: existen hoteles de todas las categorías, incluyendo los suntuosos Mandarin Oriental y el famoso Savoy.

Clima: Londres tiene un clima templado oceánico. La temperatura media en verano es de 18 °C, mientras que en invierno es de 7º C. Hay lluvias frecuentes a lo largo de todo el año. Transporte público: lo ideal es el subte (underground). Conviene comprar los pases semanales, que resultan más económicos que adquirir los tickets diariamente y pueden ser utilizados todas las veces que haga falta durante una misma jornada. Los famosos buses de dos pisos también son una buena alternativa (puede usarse el mismo pase), ya que permiten apreciar los paisajes urbanos mientras uno se traslada hacia un atractivo específico. El taxi es caro, aunque vale la pena subirse al menos una vez a esos exquisitos FX4 negros modelo 1959.

Más información: www.visitlondon.com.