Tamaño del texto
Venezuela para todos
Por Gabriela Macoretta     |  
29 de Julio de 2011

Venezuela atesora enclaves sorprendentes para todo tipo de aspiraciones, más allá del clásico Isla Margarita. Desde bellas playas hasta incursiones selva adentro para apreciar una de las más grandes maravillas naturales: el salto Ángel. En esta nota, cuatro propuestas para diferentes perfiles de turistas.


CARACAS (1)
Caracas es la escala obligada para quienes pretendan visitar cualquiera de los atractivos destinos venezolanos, excepto Isla Margarita, que cuenta con su propio aeropuerto internacional.
La capital de Venezuela (900 msnm) es una metrópolis verde, debido a la gran vegetación en sus calles, plazas y parques públicos. Además, está custodiada por las tupidas montañas del Parque Nacional El Ávila, al cual se accede fácilmente a través de un teleférico. Cuenta con extensos senderos, estaciones de guardaparques e instalaciones para la recreación. Asimismo, el histórico hotel Humboldt se emplaza en la cumbre del pico El Ávila.
El área metropolitana de Caracas está compuesta por cinco municipios: Libertador, que conserva lo que queda del casco colonial; Chacao, pujante localidad que alberga la mayor cantidad de hoteles, bancos y centros de negocios; Petare, de tradición heredada de la colonia; Baruta, con el barrio cosmopolita de Las Mercedes; y El Hatillo, colorido y pintoresco poblado donde pueden adquirirse bellas artesanías.
En el núcleo histórico original de la ciudad se destacan la plaza Bolívar, en lo que fue la plaza Mayor; la Catedral, que se mantiene casi inalterada desde hace más de dos siglos; la Gobernación del Distrito Federal, el Palacio Arzobispal y el Palacio Municipal, que alberga la capilla de Santa Rosa de Lima, donde se firmó el acta de la Independencia de Venezuela. A pocos metros se encuentran el Capitolio Nacional, la casa natal de Simón Bolívar y el Museo Bolivariano.
Cabe mencionar que Caracas es la única ciudad de Venezuela que cuenta con servicio de transporte subterráneo.
Para las compras proliferan los centros comerciales; entre los más grandes se encuentran el Sambil y el Tamanaco. Y en cuanto a gastronomía, Las Mercedes, Altamira y La Castellana son los barrios que llevan la delantera.

PARQUE NACIONAL MOCHIMA (2)
Ubicado sobre la costa, entre las ciudades de Puerto La Cruz y Cumaná, el Parque Nacional Mochima está constituido por un grupo de islas (muchas de ellas prácticamente vírgenes) con bahías, acantilados, golfos, costas de aguas profundas y playas de arena blanca, así como también de frondosas zonas montañosas.
Algunas de ellas están rodeadas por arrecifes de coral, por lo que ofrecen una gran alternativa para practicar esnórquel. Además, las aguas son cálidas, tranquilas y abundantes en vida marina: peces ángeles, damiselas, meros, peces trompetas, ballenas arenqueras y delfines son sólo algunas de las especies que habitan en la zona (casi el 80% del Parque Nacional se encuentra en aguas del mar Caribe).
Desde el puerto de Mochima se pueden tomar lanchas o peñeros para realizar paseos marítimos o bien acceder a hermosas playas, entre ellas:
• Playa Blanca: es una de las más visitadas durante todo el año. Tiene 120 m. de extensión y es de aguas cristalinas. Debe su nombre al blanco de la arena. Dispone de completos servicios y es apta para el buceo, ya que pueden observarse una gran cantidad de peces.
• Las Maritas: de arena blanca y gruesa, es la recomendada para quienes viajan con niños. Cuenta con restaurantes y sanitarios, y se pueden alquilar sillas y sombrillas.
• La Gabarra: tiene 100 m. de extensión de arena suave y aguas transparentes. Los servicios sólo están disponibles en temporada alta.
• Pozo El Isleño: pueden observarse manglares y se acostumbra realizar diversos tipos de fiestas.
• Mangle Quemao: es una playa sin arena, con aguas cristalinas. Ideal para el buceo, ya que posee corales y muchos peces.

ISLA MARGARITA (3)
Isla Margarita cuenta con dos zonas claramente delimitadas: la oriental, donde se desarrolla la mayor parte de las inversiones e infraestructura turística, y donde se concentran las mejores playas; y la occidental, conformada por la península de Macanao, que aún conserva las costumbres de vida tradicionales de la isla, con playas vírgenes, un ecosistema xerófilo y la custodia del cerro Macanao, el más alto de Margarita.
La isla ofrece encantadoras playas caribeñas de aguas mansas y cristalinas: El Agua, la más codiciada, con 4 km. de arena fina, cientos de palmeras, y completos servicios; Zaragoza y Pedro González, las que conforman un exquisito paisaje de cálida arena, frente a un malecón de arquitectura colonial; Punta Arenas, junto a un pueblo de pescadores; y El Yaque y Parguito, las favoritas de los amantes del surf.
Otra playa de gran atractivo es la que se encuentra en el Parque Nacional Laguna de La Restinga. Allí, en el sitio conocido como “El indio”, diversas embarcaciones conducen a los visitantes a través de los sinuosos canales de nombres llamativos, tales como “Jardín de mis amores”, “María Guevara”, “Canal del Beso”, “Paraíso del amor” y “Plaza Bella Vista”, hasta la extensa playa de La Restinga.
Por otra parte, La Asunción -capital de la isla- ostenta varias construcciones históricas, entre ellas la iglesia parroquial, el antiguo convento de San Francisco, la casa Capitulas y el castillo de Santa Rosa. Además, cuenta con varios bingos y casinos.
Las tradiciones religiosas, las artesanías, la gastronomía e inmejorables escenarios para la práctica de deportes de aventura constituyen otros aspectos interesantes de la isla.
Asimismo, por tratarse de un puerto libre de impuestos, se realizan tours de compras a Porlamar, su principal centro comercial.

PARQUE NACIONAL CANAIMA (4)
Su inmensa extensión (3 millones de ha.), la infinita variedad de recursos naturales y la espectacular belleza paisajística hacen del Parque Nacional Canaima uno de los sitios naturales más majestuosos del planeta. Como si fuera poco, lo corona el salto Ángel, el más alto del mundo, con casi 1000 m. de caída libre.
Precisamente, una de las características más sobresalientes del parque son sus saltos de agua. Además del Ángel -en dialecto pemón “kerepacupai vena”, que significa “aguas sagradas o benditas”-, sobresalen el Churún-Merú, el Hacha y el Sapo, en la laguna de Canaima. Asimismo, innumerables ríos serpentean el verde de la espesa selva y por las sabanas abiertas.
Otra de las expresiones fascinantes del sitio son las formaciones tabulares llamadas tepuyes, que se levantan abruptamente sobre el horizonte. Se trata de mesetas de paredes verticales y cumbres planas, de superficies rosadas o amarillentas, con y sin vegetación, que generalmente superan los 1.000 m. de altura.
En ese sentido cabe mencionar que en Canaima se encuentran las rocas más antiguas de la geocronología del orbe, pertenecientes al período precámbrico. Por lo tanto, se estima que tienen alrededor de 1.500 a 2 mil millones de años.
Uno de los recorridos tradicionales por el Parque Nacional es de tres días y dos noches, con pernocte en hamacas en el campamento de la isla Orquídea.
Para ver el salto se parte desde el puerto de Ucaima -en la laguna homónima- hasta la isla Ratón, distante a 80 km. (tres horas en una embarcación llamada “curiara”), donde comienza una caminata ascendente de 12 km. selva adentro para llegar al mirador Laime, desde donde se puede apreciar el Ángel.
Cabe recordar que en 1994 el Parque Nacional Canaima fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.

Datos útiles

(1) Las principales rutas terrestres parten de la capital y las aéreas, desde el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar y su terminal nacional, que sirve a Caracas y se ubica a apenas 50 minutos de su centro. Hay hoteles de todas las categorías y se ubican mayormente en Chacao. (2) Se llega por vía marítima, aérea –hasta Cumaná y Barcelona- o terrestres –por Puerto La Cruz-. Todos los pueblos de la zona cuentan con restaurantes y posadas, aunque también es posible acampar en las playas con el permiso de las oficinas de Interparques. El clima es costero, con temperaturas que oscilan entre los 22°C y los 28°C. (3) La isla cuenta con un aeropuerto internacional, aunque también se puede volar a Caracas y conectar con las aerolíneas venezolanas. Por mar, a bordo de ferrys desde las ciudades venezolanas de La Cruz y Cumaná (el recorrido es de aproximadamente cuatro horas). Hay hoteles de todas las categorías, resorts y posadas. La temperatura promedio anual es de 30ºC. (4) Se accede por vía terrestre y aérea (hay una pista de aterrizaje en el campamento Canaima). La mejor época para visitar el parque va de julio a septiembre. Es indispensable llevar repelente y protector solar. Informes: www.venezuelaturismo.gob.ve.