Tamaño del texto
Programas de viajeros frecuentes
Su atención por favor: gasto, luego viajo, ¿gratis?
Por Marcos Llobet   |  
08 de Agosto de 2017

Con el aumento de los precios del combustible, las tarifas aéreas que no ceden y los cargos por equipaje, volar en avión sigue siendo un privilegio. Sin embargo, existen formas en las que puedes acceder a vuelos gratis: inscríbete en un programa de viajero frecuente, usa tu tarjeta de crédito con recompensas, alójate en los hoteles asociados del programa yvuela en la aerolínea, y así tendrás un viaje gratis en muy poco tiempo. Pero ojo, eso no significa que en realidad puedas reservar el viaje que deseas, cuando lo deseas, ya que hay no sólo un montón de otras personas que quieren esos asientos gratuitos, sino que además cada aerolínea tiene sus propias reglas y la letra chica manda.

Hasta hace unos pocos años, acceder a un ticket aéreo sin pagarlo era un selecto beneficio al que sólo podían acceder aquellos pasajeros frecuentes –usualmente corporativos–, que acumulaban millas viajando en una misma aerolínea.

Sin embargo, las condiciones y el escenario aerocomercial mutaron. La tendencia actual plantea un imaginario real donde viajar “gratis” es posible. En efecto, las alianzas entre los bancos y las compañías aéreas permiten soñar unas vacaciones sin tener que abonar el pasaje –aunque sí los resúmenes bancarios–; al tiempo que los pasajeros también pueden acceder a beneficios como upgrades en los vuelos, estadías en hoteles, alquileres de automóviles y excursiones.

Al respecto, los clientes que realizan compras con la tarjeta de crédito tendrán una suerte de "recompensa" y sumarán puntos, millas o kilómetros, que luego podrán canjear por viajes dentro y fuera del país.

Sin embargo y aunque parezca fácil y sea cierto que cargar combustible, comprarse una cartera o pagar las cuentas en forma electrónica te acercan al destino, aquellos que intenten sacar réditos de este “trueque” deben saber que cada aerolínea tiene sus propias reglas, subjetivas, del juego, las cuales muchas veces terminan ensuciando la cancha.

Por tanto y para exprimir al máximo los beneficios de los programas de fidelización de los viajeros frecuentes, desglosamos algunas claves y sugerencias.

PERTENECER TIENE SUS PRIVILEGIOS.

Lo primero que un potencial pasajero debe hacer es asociarse y tener la membresía de viajero frecuente de una aerolínea; este carnet virtual –puede imprimirse– se obtiene realizando un trámite online breve y sencillo. Vale contemplar que son tres los conglomerados del sector que nuclean a la mayoría de las compañías aéreas: oneworld, SkyTeam y Star Alliance.

He aquí el dilema de a qué grupo pertenecer –se pueden asociar a los tres–, pero existen tres factores importantes que analizar antes de abrir una cuenta: quién otorga pasajes gratis más rápido, quién permite acumular puntos con mas tarjetas de crédito, y quién tiene mayor cantidad de destinos disponibles para volar. No obstante, también hay que contemplar cuál alianza cuenta con más aerolíneas vinculadas: Star Alliance (29), oneworld (14) y SkyTeam (15).

Por tanto, la membresía además permite aprovechar diversos beneficios del grupo, tales como el acceso a salones VIP o lounges dentro de los aeropuertos, ingreso preferencial al avión, descuentos en equipaje extra y hasta prioridad en las listas de espera.

LA UNIÓN HACE LA FUERZA.

Desde hace un tiempo, las compañías aéreas y emisoras de tarjetas de crédito conjugan sus programas de fidelidad, y una de las propuestas nacionales más famosas es la de Aerolíneas Argentinas: Aerolíneas Plus. Ésta premia a sus clientes más fieles con la posibilidad de sumar millas y viajar gratis por el mundo no sólo volando por AR y Austral, sino cuando utilizas los servicios de las empresas asociadas. Dependiendo de la tarifa y el tipo de vuelo escogido variarán los puntos acumulados. Todas las millas tienen una validez de tres años a partir de la última acreditación, pero se van renovando con cada “actividad aérea”. Otra forma de acumular puntos es a través de las empresas asociadas a Aerolíneas Argentinas como las rentadoras de autos (Avis, Europcar y Alamo) y cadenas hoteleras como NH y Hilton.

Por su parte, el año pasado, Latam relanzó su programa de beneficios y fidelización denominados Latam Pass y Latam Fidelidade, los cuales facilitan los procesos de acumulación de kilómetros o puntos, respectivamente. En esta línea algunos de los programas asociados más utilizados por los clientes remiten al de fidelización de Shell (Shell Latam Pass) y el del Banco Francés (BBVA Francés Latam Pass), los cuales permiten acumular kilómetros con cada carga de combustible a través de la tarjeta y por los consumos y débitos con los plásticos de la entidad financiera, respectivamente.

Asimismo, recientemente Santander Río y American Airlines (AA) forjaron una alianza respecto al programa AAdvantage, que le permitirá a los titulares de tarjetas de crédito emitidas por dicha entidad acumular millas a través de sus compras diarias y canjearlas por pasajes en AA. Esta iniciativa permite sumar una milla por cada dólar estadounidense en compras con tarjetas de crédito, mediante los pagos de facturas o servicios adheridos al débito automático en estas tarjetas, al igual que los consumos de los titulares adicionales de la tarjeta. "Argentina es un mercado clave para nuestra aerolínea y nos enorgullece lanzar esta alianza, la cual ofrecerá a nuestros clientes acceso a la extensa presencia y red de beneficios de Santander Río, al mismo tiempo que la oportunidad de llegar más rápido a sus premios de viaje", sostuvo Kurt Stache, vicepresidente senior de Marketing & Lealtad de American Airlines.

En este orden y alineada con la iniciativa de la devolución del IVA en alojamiento del gobierno argentino, Visa lanzó una campaña internacional de marketing para estimular el turismo en Argentina, llamada “Viajar con Visa es más que viajar”. Dirigida a turistas extranjeros, la campaña está enfocada en algunos de los mayores corredores de circulación turística hacia nuestro país, incluyendo Estados Unidos, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay.

Por tanto y respecto al ámbito local, Eduardo Coello, director ejecutivo de Visa Inc. para América Latina y el Caribe, explicó que “la actividad turística tiene una gran capacidad para generar ingresos y dinamizar las economías del mundo, ya que contribuye con el incremento del consumo y promueve el desarrollo de infraestructura y la generación de empleo, lo que se traduce en progreso y dinamismo económico”.

A su vez y tras enfatizar que Visa cuenta con una de las mayores redes de tecnología de pagos electrónicos, comentó que “sabemos que los sistemas de pagos seguros y eficientes contribuyen con el desarrollo del sector turístico, ya que permiten a los visitantes pagar de manera confiable y práctica por los productos y servicios que procuran durante sus viajes, desde hotelería hasta alimentación, transporte y espectáculos; al tiempo que acumulan beneficios para sus futuros viajes”.

TODOS (LOS CONSUMOS) PARA UNA.

Si posees varias tarjetas de crédito concentra todos los gastos en el plástico asociado al plan de millas. Además, adhiere a esta tarjeta la mayor cantidad de débitos automáticos posibles. Los gastos que realices, ya sean compras o pagos de servicios, te acercan al sueño de volar gratis. Otro elemento a considerar son las promociones, ya que en ocasiones las propias aerolíneas –a veces son los bancos o las compañías emisoras de las tarjetas de crédito– ofrecen doble o triple millaje en determinadas rutas o en determinados momentos del año. En este aspecto es provechoso suscribirse a los envíos digitales de las empresas y revisar periódicamente sus promociones.

Si se trata de ahorrar, también es importante prestar atención a la hora de alquilar automóviles y reservar alojamientos; ya que se puede no sólo obtener un descuento por ser socio de determinada aerolínea, sino además sumar millas en la cuenta de viajero frecuente. Igualmente es aconsejable ser cauto y gastar las millas de manera inteligente. En estos casos, es prioritario evaluar la relación costo-prestación (es decir, cuánto te costaría eso mismo si en lugar de utilizar tus millas para obtenerlo debieras pagarlo con dinero), y de este modo analizar si te conviene utilizar las millas en habitaciones, productos, alquileres de autos, o si es preferible seguir guardándolas para futuros viajes.

No obstante, ser flexible es una de las condiciones imprescindibles que debes cumplir si deseas volar gratis. Es decir, predisposición para viajar uno o dos días antes o después, elegir un aeropuerto diferente, o incluso cambiar de destino, dispondrás de muchas más opciones. A su vez, sacar los pasajes con suficiente anticipación, y en lo posible en temporada baja, servirá para ahorrar puntos, ya que las aerolíneas ofrecen pasajes por la mitad de las millas que generalmente te pedirían por el canje.

CUENTAS DESPAREJAS.

Regla primaria en el mundo de los viajeros frecuentes: las millas acumuladas muy pocas veces representan una distancia real para un futuro viaje. Los kilómetros de vuelo son puntos, y si tengo 5.000 millas, ni remotamente se podrán canjearlas por un pasaje a México aunque la distancia geográfica sea de poco más de 4.000 millas. De hecho, se estima que volar gratis a cualquier destino requerirá, al menos, haber comprado ocho pasajes de similares características, como si uno dijera que “el noveno es gratuito”. Además, el otorgamiento de puntos no suele ser lineal y depende de la “empatía empresarial”. En viajes de 300 o 400 millas, algunas líneas aéreas premian con un mínimo de 500 puntos, pero si el socio es viajero frecuente de una segunda línea aérea del conglomerado, algunas compañías otorgan solamente la mitad de las millas recorridas.

Respecto a la fecha de expiración, algunas compañías no renuevan la caducidad cuando el pasajero viaja, sino que imponen caprichos extravagantes, como mover la fecha de vencimiento de los puntos sólo si el pasajero adquiere productos no aéreos (por caso, compras o transacciones hechas con las tarjetas de crédito emitidas por la compañía). Por casa, cada aerolínea tiene sus propias reglas y es vital leer siempre la letra chica de cada contrato.

TRABAJO ARTESANAL.

En un mundo donde todo tiende a la automatización, la acreditación de las millas podría ser la gran excepción; mientras que otros se animan a hablar de especulación y traición de las líneas aéreas. En efecto, los puntos no se acreditan por el solo hecho de viajar, sino que el turista debe hacer el trámite en el mostrador al momento del check in o, a través de Internet antes o después de comprar el pasaje. En cualquier caso, y aunque el sistema de la aerolínea disponga de todos los datos necesarios, para acreditar las millas el software requerirá el número de socio, vuelo, fechas del viaje y hasta el número de operación de compra. En este sentido, el boarding pass pasa a ser un elemento fundamental para constatar que uno viajó, así que consérvenlo.