Tamaño del texto
Oeste de Florida
Guía práctica para conocer Fort Myers & Sanibel
Por Redacción Ladevi   |  
09 de Marzo de 2017

Fort Myers es una ciudad con una gran oferta de entretenimiento para todas las edades y la puerta de entrada a un puñados de islas con bellas playas, algunas con vastas áreas naturales donde se realizan paseos. Un destino que en realidad son muchos para salir a explorar y que, además, queda a sólo 250 km. de los parques de Orlando.

Ubicados a 250 km. de los parques de Orlando, sobre la costa oeste de Florida, Fort Myers & Sanibel atraen a los viajeros que buscan nuevas experiencias en esta parte de Estados Unidos. Playas, áreas sosegadas y apartadas, pueblos pequeños y hoteles boutique forman parte del menú de atracciones. Pero también hay zonas con más “movida” para los espíritus inquietos y áreas verdes para los aventureros.

FORT MYERS.

La ciudad cabecera del territorio se recuesta tierra adentro, junto al río Caloosahatchee. Conserva un pintoresco centro histórico salpicado por bares, restaurantes y atracciones. Es posible conocer, por ejemplo, cómo vivían los primeros pobladores en el Museo de Historia Southwest Florida, visitar una auténtica vivienda de los pioneros (Cracker House), un vagón de ferrocarril de 1929 y las Winter Estates que fueron moradas de los inventores Edison y Ford.

Allí también se presentan espectáculos y musicales, en particular en el Broadway Palm Dinner Theater, con un espacio específico para niños. Otro show imperdible es el que se desarrolla a bordo del Seminole Gulf Railway's Murder Mystery Dinner Train, un tren que también sirve cena e involucra a los pasajeros en una aventura pleno de misterio.

La ciudad, además, es el epicentro de la buena gastronomía. Cabe mencionar al Cigar Bar, donde degustar buenos tragos y, obviamente, cigarros, o los restaurantes como Pinchers donde se sirven mariscos.

En North Fort Myers, del otro lado del río, se encuentra Shell Factory, que reúne la mayor colección de caracoles marinos y corales de todo el mundo.

Otro paseo imperdible es Manatee Park, un lugar para observar los manatíes de cerca tanto en los miradores como en paseos en kayak. La mejor época para visitar el lugar es entre enero y marzo.

Por último, cabe destacar que se organizan tours ecológicos por el río y observar lagartos, panteras de Florida, ciervos, pavos salvajes y jabalíes en su entorno natural.

ESTERO.

A 45 minutos de viaje nos encontramos con la playa: Fort Myers Beach, ubicada en la isla Estero, conectada por el puente San Carlos. Durante el día la navegación y la pesca constituyen los principales planes. Incluso, un poco al sur de la isla se encuentra el parque estatal Lovers Key State, un espacio recreativo para ir en familia. Quien desee conocer algo de la particular historia del lugar, debe visitar el asentamiento de Koreshan State Historic Site, que también incluye a Mound Key, una gran villa y sitio sagrado antiguo de los indios Calusa que refleja el devenir de los los Koreshans, la secta religiosa que fundó Estero, en 1904.

La vida nocturna, en tanto, pasa por Times Square, que reúne restaurantes y, además, es el sitio indicado para apreciar la puesta del sol. Más al sur se puede disfrutar de entretenimiento en vivo en Germain Arena, y de varios comercios que incluyen The Promenade, Miromar Outlets y Gulf Coast Town Center.

BONITA SPRINGS.

Hacia el sur despunta Bonita Springs cuyos atractivos principales son los jardines pantanosos Everglades Wonder Gardens y el museo de caracoles The Shell Factory.

También tiene su zona de relax en Bonita Beach Park, donde se puede emprender excursiones náuticas por la zona o avistar en el área a los cangrejos violinistas.

CAPE CORAL.

Volvemos a Fort Myers para poner rumbo norte y dar con Cape Coral. Esta comunidad ofrece un animado paseo con restaurantes y tiendas a lo largo de Cape Coral Parkway y actividades para niños que incluye el parque acuático Sun Splash Family Waterpark, el parque de diversiones Mike Greenwell’s Family Fun Park y el área de patinaje Eagle Skate Park.

Los amantes de la naturaleza desearán explorar la reserva ecológica Four Mile Cove Ecological Preserve, que ofrece un circuito para caminar a través de los manglares.

PINE ISLAND.

Frente a Cape Coral se recuesta Pine Island, epicentro de artistas. La isla, enmarcada por palmeras, es también el reducto de los aficionados de la pesca y del golf, ya que cuenta con un campo de 18 hoyos Alden Pines.

Quien llegue hasta allí también podrá visitar el sendero Calusa Heritage Trail, un sitio al aire libre que recrea la vida de los nativos norteamericanos.

SANIBEL Y CAPTIVA.

Sanibel y Captiva son islas que están por fuera de Pine Island y están conectadas al continente por un puente. Son destinos ideales para los que buscan tranquilidad: en ninguna de las dos hay semáforos, restaurantes de cadena, ni grandes shoppings. Sólo excelentes playas, construcciones bajas y ambientes sosegados.

Fueron una parada ocasional para exploradores españoles y también un sitio de recreo para ricos y famosos. Aquí, los visitantes no sólo disfrutan de dos islas naturales e inalteradas, sino del ambiente isleño y de su abundante flora y fauna nativa.

Hay que decir que Captiva se siente (y es) más remota que Sanibel: posee una pequeña aldea con casas de playa y resorts.

Luego se esparcen en el mar un sinnúmero de cayos y pequeñas islas que son pequeños paraísos para visitar. North Captiva posee playas inmaculadas, una colección de amplias casas de alquiler y dos restaurantes.

Por su parte, Cabbage Key es un escape a la civilización con servicios acotados pero paisajes únicos.

Cayo Costa es en su mayor parte un parque estatal con costas prístinas, rústicas cabañas y sitios donde acampar, además de abundantes aves y vida silvestre para observar.

BOCA GRANDE, OUTER ISLANDS Y LEHIGH ACRES.

Hacia el norte Boca Grande se ha convertido en un lugar de recreo por sus hermosas playas, la elegancia casual, las tiendas finas y los senderos para ciclistas.

Lehigh Acres se emplaza tierra adentro, junto a Fort Myers y constituye una escapada perfecta para los amantes del campo y la naturaleza. La zona está jalonada por canales de agua y lagos, de modo que las actividades náuticas son las habituales.