Warning: file_get_contents(http://www.geoplugin.net/php.gp?ip=54.81.244.248): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /var/www/www/viajando/private/app/layout.php on line 254
 
 
Tamaño del texto
Bellezas de Panamá
Tierras de exuberante naturaleza
Por Redacción Ladevi   |  
29 de Septiempre de 2016

Con el 40% de su territorio destinado a áreas protegidas, Panamá goza de una gran efervescencia natural, donde una geografía de mares, selvas y volcanes guarda valiosas especies de flora y fauna. Y los visitantes pueden disfrutar de este fenómeno a través de diversas excursiones y actividades.

Más allá de ser reconocido por ser uno de los epicentros comerciales del mundo, Panamá presenta –muy cerca de su ciudad capital– toda una gama de destinos donde la vida natural es el principal protagonista.

TIERRAS ALTAS.

Las Tierras Altas de la provincia de Chiriquí están compuestas por hermosas topografías entre las que se elevan comunidades como Bambito, Volcán, Cerro Punta, Guadalupe y Las Nubes. Entre sus pintorescas montañas están el Parque Internacional La Amistad y el Parque Nacional del Volcán Barú.

El volcán Barú es el punto más alto de Panamá, gracias a sus 3.475 m. de altura. Desde su cima, en días despejados, los visitantes tienen la oportunidad de observar tanto el océano Pacífico como el mar Caribe. En sus faldas cuenta con cuatro áreas ecoturísticas aptas para la práctica del senderismo, entre ellas Boquete, donde las flores son su insigne baluarte. La localidad es famosa por su Feria Internacional de las Flores y el Café.

EL VALLE DE ANTÓN.

A dos horas de la Ciudad de Panamá, a través de la carretera Interamericana y luego de un recorrido entre montañas, se llega al pintoresco Valle de Antón, ubicado en el cráter de un volcán inactivo.

El pueblo tiene uno de los mejores mercados artesanales del país, especialmente los domingos, cuando los campesinos llevan una gran variedad de productos, como esculturas de piedra jabón de las minas de la comunidad de Membrillo, sombreros pintados y bandejas de madera labrada. También se venden frutas, vegetales, plantas y comidas criollas.

Entre los atractivos naturales están la rana dorada, especie endémica en peligro de extinción; los árboles “cuadrados”; los petroglifos de “Piedra Pintada”; y los paisajes de montaña, sobresaliendo la figura de “La India Dormida”, a cuya cima se puede llegar en un tour guiado de tres horas.

Otros atractivos son el Monumento Natural Cerro Gaital, el zoológico El Níspero, el Centro de Orquídeas (con aproximadamente 100 especies) y los pozos termales. El área es excelente para la observación de aves, el senderismo, montar a caballo y practicar canopy, ciclismo y deportes de aventura.

RESERVA FORESTAL LA YEGUADA.

La naturaleza virgen de la provincia de Veraguas ofrece una experiencia inolvidable. Uno de sus atractivos más sorprendentes es la laguna de La Yeguada, un excelente lugar para la recreación y las actividades de ecoturismo. La reserva homónima fue creada en 1960 y se caracteriza por sus diferentes tonalidades de follaje verde en medio de las montañas, senderos naturales, bellas cascadas, ríos cristalinos y un bosque de pinos. Se accede desde la ciudad de Santiago por carretera, tras una hora y veinte minutos de recorrido en auto; o desde la Ciudad de Panamá, a una hora y media.

PARQUE NACIONAL ALTOS DE CAMPANA.

Con más de 4.000 ha. de gran diversidad biológica, el Parque Nacional Altos de Campana fue el primero creado en la República de Panamá, en 1966. Ideal para acampar, cuenta con un mirador con vistas espectaculares de las costas del Pacífico.

Está situado en la provincia de Panamá Oeste, a 60 km. de la Ciudad de Panamá, en la vertiente oeste del Canal. Sus bosques son el refugio de 26 especies de plantas vasculares endémicas, alrededor de 200 especies de árboles y 342 de arbustos. A ello se suman unas 62 especies de anfibios, 86 de reptiles y 267 especies de aves, como el colibrí ventrivioleta, el calzonario patirrojo y el elanio tijereta. Además conviven 39 especies de mamíferos, como zarigüeyas, mapaches, perezosos y monos tití.

En el Parque Nacional Altos de Campana también se encuentran cascadas, formaciones rocosas, grutas, senderos naturales y las cabeceras de los principales ríos de la región: Chame, Perequeté y Caimito. Para realizar actividades dentro de las áreas protegidas se debe solicitar autorización del Ministerio de Ambiente de Panamá.

LAGUNA DE SAN CARLOS.

También en la provincia de Panamá Oeste, a 110 km. de la ciudad de Panamá, se encuentra el área turística Laguna de San Carlos, en las faldas del imponente cerro Picacho.

La laguna es el centro de un lugar ideal para acampar, practicar kayak, pescar o simplemente refrescarse. Está rodeada de exuberante naturaleza, perfecta para practicar senderismo.

Este espejo de agua se alimenta principalmente de corrientes subterráneas y de la lluvia. Científicos de varios países han buceado hasta 18 m. de profundidad sin llegar a tocar el fondo.

OBSERVACIÓN DE AVES.

Panamá es un puente aéreo obligado para la migración de aves desde el hemisferio Norte hacia el Sur y viceversa, lo que la convierte en un destino privilegiado y muy reconocido para la observación de aves de exótica belleza y coloridos plumajes.

De las cuatro principales rutas del norte hacia el sur de América, tres confluyen aquí. Por ello en Panamá es común este grandioso espectáculo, con aves que planean al nivel del mar o a miles de metros de altura, usando el istmo como punto de descanso e incluso de apareamiento. Se pueden ver desde pequeñas aves como golondrinas y playeras, hasta el tucán picoíris, el guacamayo rojo y aves rapaces como halcones y águilas pescadoras.

Durante la migración, fenómeno recurrente todos los años, algunas especies no llegan hasta Sudamérica y se hospedan directamente en Panamá. Dependiendo de su especie, utilizan distintos hábitats, como los bosques aledaños al Canal de Panamá.

Al tratarse de un territorio pequeño rodeado de mares, rico en alimento, agua dulce, bosques, humedales y manglares utilizados como refugio, Panamá posee una abundante concentración de aves, inclusive mayor que las de Estados Unidos y Canadá.

A ello se suma que el 40% del territorio panameño corresponde a áreas protegidas, por lo que Panamá constituye una oportunidad excelente para los amantes de las aves y la naturaleza. Hasta febrero de 2016 se registraron científicamente 1.002 especies diferentes de aves en todo el país.

Algunos sitios predilectos para la observación de aves, muy cerca de la ciudad capital, son el Parque Nacional Chagres, el Parque Nacional Camino de Cruces, el Cerro Ancón, el Parque Natural Metropolitano y el Parque Nacional Soberanía. A ello se agrega el Parque Nacional Darién, declarado reserva de la biósfera por la Unesco y hogar del águila harpía, el ave nacional panameña; y el Parque Nacional Volcán Barú, donde se pueden apreciar los hermosos quetzales.

CANOPY.

Para los amantes de las aventuras y las emociones fuertes, Panamá ofrece magníficas montañas donde practicar tirolesa, dosel o canopy, actividad que consiste en deslizarse entre las copas de los árboles mediante un cable y un arnés. Panamá cuenta con personal altamente capacitado y experimentado para practicarlo con toda la seguridad requerida.

Un viaje en canopy es emocionante y puede recorrer varias distancias, atravesando parajes naturales, cascadas y arroyos. El canopy en Cañas, considerado de clase mundial, es el más largo de Panamá, con una distancia de 600 m.

Otras opciones cercanas a la capital panameña son Gamboa y la isla Perico, donde a través del canopy se disfruta de una vista del océano Pacífico, el Puente de las Américas y la ciudad de Panamá. Otros sitios para el canopy en el interior del país son Río Piedra, provincia de Colón; Boquete, provincia de Chiriquí; y Valle de Antón, en Coclé.

Para los más osados, existe una alternativa de gran impacto, desde los rascacielos de la ciudad de Panamá. Se trata del “Canopy Zipline”, que se combina con la posibilidad de lanzarse en paracaídas.

SENDERISMO.

En Panamá se practica el senderismo en el campo, la selva y la montaña bajo medidas de seguridad y en senderos homologados e identificados, destinados a la práctica de esta actividad deportiva orientada a quienes disfrutan del contacto directo con la flora y la fauna.

Panamá posee 11 reservas forestales donde se puede practicar esta actividad e incluso dentro del área urbana existen lugares con características propicias, como el Parque Natural Metropolitano, única área protegida de bosque tropical en Centroamérica dentro de una ciudad.

Sectores a las orillas del Canal de Panamá, tales como Paraíso y Gamboa presentan una topografía ideal para el senderismo. Otros lugares aptos son el Parque Nacional Soberanía y el Parque Municipal Summit, con jardines botánicos espectaculares y senderos interpretados y señalizados que permiten un recorrido inigualable a través de la flora tropical.

RAFTING.

Panamá se caracteriza por su abundancia de parajes tropicales, en donde extensos ríos y abruptas caídas se convierten en escenario propicio para practicar el descenso de ríos en balsas, práctica conocida internacionalmente como rafting. Esta actividad permite recorrer el cauce de ríos en la dirección de la corriente al mismo tiempo en que se aprecia la belleza del paisaje natural.

Panamá cuenta con varios ríos aptos para practicar rafting, de nivel II, III y hasta V. En tierras altas, ríos como Chiriquí Viejo, Chiriquí, Dolega, Estí, Boquerón, Grande y Majagua son los favoritos para los amantes de este deporte, con diferentes grados de dificultad.

Los turistas pueden disfrutar de la adrenalina en una aventura ecoturística guiada por profesionales que los conducirán de manera segura durante toda la travesía.

TORTUGAS.

Cinco especies de tortugas marinas anidan en las cálidas costas panameñas. De junio a diciembre, miles de ejemplares luchan por regresar a las arenas de las playas en busca de un lugar seguro para desovar. Ante este imponente espectáculo de la naturaleza, ambientalistas, grupos organizados y lugareños se turnan para cuidar de los nidos, a fin de evitar que inescrupulosos irrumpan el proceso y comercialicen los huevos.

Luego de unos 50 a 80 días, y al albor de una mañana, comienza una escena inigualable, cuando miles y miles de pequeñas tortugas emergen de las arenas para iniciar una carrera por la vida hacia las profundidades el mar. Probablemente, años más tarde, estas tortugas regresarán al mismo lugar donde nacieron, para renovar este ciclo.

En el Pacífico, algunos lugares representativos para el avistamiento son la isla Cañas, la playa Marinera y la playa Malena, en la provincia de Los Santos; así como Punta Chame, en Panamá Oeste. Mientras que en el Caribe también se puede observar el período de desove en la playa Larga, en el Parque Nacional Marino Isla Bastimentos y en la provincia de Bocas del Toro.

BALLENAS JOROBADAS.

La calidez de los mares convierte a Panamá en el escenario perfecto para que las ballenas jorobadas emprendan viajes desde los hemisferios norte y sur, entre julio y septiembre, con el fin de reproducirse.

Así, todos los años Panamá recibe migraciones de aproximadamente 2 mil de estos cetáceos, que llegan de la Antártida a las aguas panameñas. El golfo de Chiriquí, la isla Iguana y la costa de Pedasí, en la provincia de Los Santos; la isla Coiba en la provincia de Veraguas; las islas de Contadora, Saboga y Taboga; y el archipiélago de Las Perlas, en la provincia de Panamá; son algunas de las zonas donde se pueden encontrar ballenas durante toda la temporada.

Se organizan diversos tours para disfrutar del avistamiento de estos enormes mamíferos que con sus saltos, sonidos y despliegue de zambullidas, impresionan con su espectáculo natural.

A ello se suman las excursiones para ver a los delfines. Se pueden avistar en la bahía de los Delfines, en la comunidad de Bocatorito, en el archipiélago de Bocas del Toro, un área protegida rodeada de manglares verdes y bosques tropicales, convertida en un punto predilecto para navegar cerca de estos mamíferos.