Warning: file_get_contents(http://www.geoplugin.net/php.gp?ip=54.81.244.248): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /var/www/www/viajando/private/app/layout.php on line 254
 
 
Tamaño del texto
Laos
Belleza y espiritualidad
Por Mariela Onorato     |  
11 de Agosto de 2015

El entorno natural, los templos y el naranja intenso de la vestimenta de los budistas son las postales más emblemáticas de Laos, en el Sudeste Asiático. Una tierra con historias de colonialismo y guerras que aún así ofrece al turista una atmósfera de paz, hospitalidad y el distintivo aroma de sus hierbas.

Laos, como otros destinos orientales, ofrece una diversidad cultural que es un tractivo en sí mismo y un motivo para visitarlo. Uno de los principales rasgos distintivos de esta sociedad es el alto nivel de adhesión al budismo que profesan sus habitantes. Una doctrina que los dota de una gran espiritualidad, conexión con la naturaleza y valoración de las relaciones interpersonales. Dialogar con los jóvenes budistas que visten sus coloridas túnicas naranjas o disfrutar de un té en una casa de familia es una de las mejores experiencias que ofrece el destino.

Asimismo, antes de comenzar un recorrido por dos de sus principales destinos turísticos (la capital Vientiane y la ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Luang Prabang) cabe detallar algunos datos de este país. Laos es un país sin salida al mar del sureste asiático, ubicado al sur de China, al oeste de Vietnam y al este de Tailandia. Por tal motivo muchos de los circuitos turísticos comercializan a Laos junto con estos dos últimos países.

El territorio que ocupa actualmente perteneció al reino de Lan Xang, entre los siglos XIV y XVIII. Tras el periodo colonial impuesto por Francia, el país consiguió la independencia en 1949. Por tal motivo aún es frecuente escuchar hablar francés entre los locales.

Por otra parte, un amplio porcentaje del país está conformado por bosques. De hecho existe un sistema de áreas protegidas que abarcan el 20% del territorio nacional. De modo que el turismo aventura y las actividades en contacto con la naturaleza también son su sello distintivo. A su vez, el avistaje de tigres, leopardos, búfalos y elefantes es frecuente en estos parajes.

LA CIUDAD DEL SANDALO.

Vientiane, la capital de Laos desde el siglo XVI, es el destino que alberga la mayor cantidad de atractivos turísticos vinculados a la historia y la cultura del país.

Además, esta cosmopolita capital, cuyo nombre significa “la ciudad del sándalo”, alberga galerías, tiendas boutique, teatros, clubes nocturnos y cafés con conexión wi-fi. Si bien la urbe es pequeña ofrece una acogedora oferta de hoteles y restaurantes de sabores internacionales y locales. Y dispone además de numerosas agencias de viajes donde poder contratar excursiones cercanas, así como viajes en autobús o barco.

Una de las mejores formas de recorrer este destino es en bicicleta. En primer término porque se alquilan con facilidad y porque la tranquilidad de sus calles hace que no haya riesgos. Un tip a tener en cuenta es mantenerse hidratado, por la humedad y las altas temperaturas del destino.

¿Por dónde empezar? En el norte de la ciudad se ubica el mayor número de monumentos. Uno de los principales es el Pha That Luang, un símbolo de la declaración de la soberanía nacional y del budismo como religión oficial. Esta estupa sagrada cuenta con una aguja principal que sobresale dominando el cielo de la urbe. Recorrer este templo y admirar sus rincones llenos de budas, figuras sagradas y ofrendas es un excelente ejercicio espiritual.

Otro de los monumentos en esta zona es el Patuxai, que es el orgullo de los locales. Fue construido en 1960, consta de cuatro arcos adornados con motivos laosianos y es posible subir para admirar la ciudad desde la altura. Asimismo, uno de los templos más bellos para visitar es Sisaket. Fue erigido en 1818 y parte de su atractivo reside en el valor histórico: es uno de las pocas edificaciones que sobrevivió a los bombardeos de la guerra de Vietnam.

Otros hitos de la ciudad que permiten conocer un poco más sobre la espiritualidad de los locales y el estilo arquitectónico de Laos es el Wat Mixai, un templo budista al que cada amanecer los monjes traen ofrendas y alimentos. También está el That Dam, una estupa ubicada en el centro de la ciudad que supo estar recubierta de láminas de oro. Finalmente, el Wat Si Saket, del siglo XIX, es de los más visitados de los locales; mientras que el Wat Hai Sok está repleto de coloridas pinturas y ofrendas.

Por otra parte, otros espacios atractivos e impregnados de los aromas que ofrecen las hierbas locales son los mercados. El más grande de Vientiane es Talat Sao, repleto de artesanías, telas, tapices, sedas, joyas, fragancias y relojes.

Asimismo, ya en las afueras de la urbe, vale la pena visitar el Xieng Khuan o Parque de Buda, un enorme predio repleto de esculturas budistas e hinduistas, que además permite entrar en contacto con la colorida flora local.

Además, en los alrededores se ubica el centro de ecoturismo de Ban Pako; el espacio protegido de Phu Khao Khuay, rodeado de ríos, cataratas, montañas y rutas de trekking; y la aldea tradicional de Ban Na, que permite vivenciar el modo de vida de la población laosiana rural.

ENCANTO Y MISTICISMO

Luang Prabang es una pequeña ciudad en el norte de Laos, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por su riqueza cultural y su arquitectura tan bien fusionada con el entorno natural.

Esta religiosa ciudadela fue la capital del reino hasta 1545 y hoy atesora un paisaje de intensos verdes por la vegetación, naranja por las vestimentas de los monjes y un halo de misticismo que enamora a los viajeros. En este caso la ciudad está rodeado por los ríos Mekong y Nam Khan, montañas y una frondosa vegetación, donde practicar actividades de aventura, como el trekking.

Los principales hitos turísticos de Luang Prabang son el Museo Nacional, donde interiorizarse sobre la historia de Laos; el Mercado Nocturno que ofrece desde verduras y frutas exóticas, especias y carnes hasta platos elaborados; y los templos, como el Phu Si que domina toda la ciudad desde su atalaya.

SABORES DE ORIENTE.

Antes de hablar de la gastronomía de Laos, vale la pena aclarar que la mayor oferta de restaurantes se encuentra en Vientiane, donde ofrecen comida laosiana y asiática de buena calidad y a precios aceptables. También hay una extensa oferta gastronómica en los puestos callejeros y las propuestas de jugos de frutas son imperdibles.

Asimismo, tanto en los locales como en los hogares laosianos el pan es infaltable en la mesa. Se lo llama khao niaú y está hecho a base de arroz. Algunos de los platos más tradicionales son el tam mak hung (una ensalada de papaya), el mok (un guiso a base de bambú y cerdo que se sirve envuelto en hojas de banano), la lap (una ensalada de carne vacuna) y el ping kai (pollo asado).

Con respecto a los platos dulces, una de las recetas más populares es el khau sankañaa (arroz preparado con coco y acompañado de mango) y las mak kuai thoght (bananas fritas).

Finalmente, para degustar la exquisita cerveza local se recomienda recorrer por las noches el paseo marítimo que bordea el río Mekong. Además de puestos de artesanías y música en vivo hay una excelente oferta de bares nocturnos.

TIPS PARA EL VIAJERO

Clima: Laos pose un clima tropical con dos estaciones bien marcadas. La de lluvia, que va de mayo a septiembre; y la estación seca que transcurre de octubre a abril. En la capital del país en abril (el mes más cálido del año) las temperaturas pueden trepar a los 29 °C.

Visa: todos los visitantes de Laos deben contar con la Visa que se obtiene en las embajadas o los consulados en el exterior o en el escritorio del Visa-on-Arrival en el aeropuerto internacional.

Además, se puede gestionar con anticipación a través de turoperadores. 

Salud: la cobertura médica es básica. Por tal motivo es necesario tomar ciertos recaudos, como comer solo alimentos cocidos, beber agua envasada y evitar las picaduras de mosquitos.

Moneda: la oficial es el Kip. Asimismo, se pueden cambiar dólares, euros y Thai Baht (la moneda oficial de Tailandia) en bancos, en el aeropuerto y en las casas de cambio. 

Idioma: la lengua oficial y predominante es el lao. Sin embargo, también se habla francés y en la región montañosa se dialoga en una gran variedad de lenguas tribales.

Recomendaciones: si bien la comunidad es Laos es hospitalaria y gentil con los visitantes, también cuenta con hábitos y tradiciones que se recomiendan respetar:

- No ingresar a los templos con remeras sin mangas o con pantalones cortos.

- Sacarse los zapatos al ingresar a los templos y las casas particulares.

- No es frecuente que hombres y mujeres se den muestras de afecto en público y está prohibido que las mujeres toquen a un monje budista.

-Dado que la cabeza es considerada la parte más sagrada del cuerpo, se recomienda no tocar la cabeza de una persona.